Curso de Kinesiología Integral de Gerardo Mella

La Kinesiología, a través de test musculares nos permite saber en qué piensa tu cerebro.

Una vez me dijeron que era un Domador de cerebros, bueno… yo le digo cómo y él lo hace.

Tu cerebro está programado y voy a enseñarte a reprogramarlo en tu beneficio.

 

Te lo cuento con un ejemplo: 

Una paciente me comenta que cada vez que toma vino blanco, le salen granos rojos en las manos.

Por lo tanto, no puede tomarlo.

Es alérgica?   cualquier doctor, diría que sí. Pero yo te digo que no.

 

Porqué?  porque empezó a pasarle desde una fecha concreta, antes no le salían.

Bien, el primer paso en el test, es buscar el momento, la fecha donde se originó el problema en cuestión. ( Esto está en el tema extra sobre emociones atrapadas)

Cuando encuentro la fecha, le pregunto qué recuerda

Y recuerda, estar de fiesta con las amigas y tener pelea con el marido al llegar a casa y que la sujetó por las manos.

La recuerda muy bien, recuerda la impotencia que sintió, recuerda verse sometida, recuerda que en ese momento se dió cuenta de la mierda de vida que tenía.

 

De hecho, esa situación fué el principio de un cambio.

La forma en la que el cerebro nos obliga a actuar, viene dada por dos tipos de aprendizaje, uno es en forma de shock y otro en forma de repetición.

Por lo tanto, un shock, siempre reprograma tu cerebro.

Todas sus amigas la avisaron, pero ella estaba enamorada y no era capaz de verlo.

Pues ahí está el origen.

 

Antes no le pasaba nada en las manos, ahora sí.

Cómo hacer las preguntas para llegar al origen del problema, lo tienes en uno de los Audios Extra del curso de Kinesiología.

La cuestión, es que sólo recordar la situación que tuvo, la puso muy nerviosa.

 

En ese momento, ya estaba separada, pero recordar la situación, alteraba por completo  su energía.

Tengo un audio, donde explico cómo funciona la energía en estos casos. y qué podemos hacer para controlarla.

Es un audio en el cuál entenderás muchas cosas de comportamiento.

Es una información, por la cuál cobro 60 euros la hora para contarla. 

Es barato lo sé, pero hay ayudar a la gente.

 

No te la regalo, te la doy a cambio de tu correo.

Que me puedes dar un correo falso, da igual, te la regalo a cambio de tu correo..

Que te puedes dar de baja cuando quieras, da igual, te la regalo a cambio de tu correo.

 

Tener tu correo me permite hablarte todos los días, contarte historias muy chulas, aprendizajes para mejorar tu salud y datos que te van a sorprender.

 

Voy a contarte cosas que no esperas, pero también voy a tratar de venderte mis servicios.

 

La información que te doy en mis correos y en mis cursos sólo sirven si quieres tener datos para mejorar tu salud, tu comportamiento y cambiar tu vida de alguna forma.

Si no te interesa nada de esto, pues eso, encantado de haberte conocido.

 

Si me das tu correo, te doy acceso además a la información del curso de kinesiología.

Que porqué no te la doy ya?

Pues, porque si consigo que me conozcas antes, podrás decidir mucho mejor si te interesa hacer el curso o no.

Yo creo que sí, pero resulta que hay gente que no piensa lo mismo que yo.

 

Bueno, pues eso, dame tu correo, yo te doy un regalazo (El audio donde hablo del caso de la chica de los granos en las manos)  y te cuento todas las condiciones del curso de Kinesiologia.

Que está mal que lo diga yo, entonces te digo lo que me dicho la gente sobre él:

 

“Joder, Gerardo, esta información es muy buena”

 

El taco no lo he dicho yo, ha sido mi cliente.

Que después piensas que soy un mal hablado.

 

Insisto en modo pesado:

 

Quieres resolver dolores musculares? Dame tu correo

Quieres resolver emociones atrapadas en el pasado? Dame tu correo

Quieres saber el origen de una intolerancia? Dame tu correo

Quieres aprender la técnica que hace que los terapeutas sean mucho más eficaces? Dame tu correo.

 

Y si no sabes lo que quieres: Dame tu correo.

 

Es aquí:

Slem es una marca Registrada que gestiona Gerardo Mella Brea  y con direccion en c/ Fernando Macías nº 9 primero derecha-A 15004 A Coruña.